6. DÓNDE CLAVAR EL ACENTO ORTOGRÁFICO

PÁGINA PRINCIPAL


Algunos dicen: "Lo escribiré todo con mayúsculas, porque las mayúsculas no necesitan acenturarse. Así no se notará que no sé colocar los acentos". Pero su ignorancia resalta más, porque las normas del lenguaje no hacen excepción. De acuerdo a la regla, deben acentuarse todas las palabras que lo requieran, se escriban o no con mayúsculas o minúsculas.

Es cierto que muchos publicistas, editores de periódicos y artistas se toman libertades en este sentido, sobre todo cuando se trata de poner títulos y titulares. Pero la regla general al redactar un escrito no exceptúa a nadie de escribir correctamente. Una razón es que, por ejemplo, "Aún" y "aun", "más" y "mas", "él" y "el", "" y "de", "" y "se", por citar unos cuántos ejemplos, significan cosas muy diferentes. El acento indica la diferencia. No es lo mismo 'mi mamá está irritada' que 'mi mama está irritada'. Transmiten ideas completamente distintas.

El acento invisible o prosódico es la mayor intensidad o fuerza de voz que recae sobre A, E, I, O o* U cuando se dice una palabra, pero no se coloca una rayita sobre la letra al escribir. En el siguiente diagrama va representado con el casillero sombreado.
El acento visible u ortográfico es la rayita oblicua que se escribe subiendo de izquierda a derecha sobre A, E I, O o* U al escribir una palabra que recibe la mayor intensidad o fuerza de voz cuando se la dice en voz alta. En el siguiente ejemplo se la representa con el casillero sombreado.
Pero ¿cuándo colocar el acento al escribir? ¿Qué palabras deben escribirse sin acento? Hay una regla general, pero para decidir dónde colocarlo es necesario aprender a contar correctamente las sílabas de las palabras. Porque hay palabras de una sola sílaba o golpe de voz, como FE, y muy largas, de varios golpes de voz, como INCONMENSURABLEMENTE.

Una salvedad: Para los efectos de la presente explicación contaremos las sílabas de derecha a izquierda, según el casillero que les corresponda en el cuadro divisorio de abajo; y no nos referiremos a la sílaba de la extrema derecha como “la última sílaba”, como se estila oficialmente, sino como “la sílaba del CASILLERO 1 o de FUERZA 1”, a fin de encasillar las palabras como de “FUERZA 1 (F1), como fe, FUERZA 2 (F2), como pato, condesa, paquidermo, direccionales, o de FUERZA 3 (F3), como características, según corresponda”.
Veamos unas listas de palabras variadas que nos ayudarán a ver qué palabras deben llevar escrito un acento visible y cuáles no. Luego veremos una sencilla técnica para decidir cuándo ponerlo y cuándo no.

Poner o no el acento a una palabra depende, por regla general, de si el golpe de voz más fuerte recae en F1 o* F3. Por lo tanto, para decidir, es imprescindible que te acostumbres a reconocer si una palabra es de F1, F2 o* F3 y a usar la Calculadora Mnemotécnica de Acentos.

Pero toda regla tiene sus excepciones. Felizmente, no son muchas. Una vez que las reconozcas, será sencillo tenerlas en cuenta. Es como manejar automóvil. Al principio no sabes usar los pedales y controles, pero después es facilísimo.

Palabras de tipo F1
Las palabras de tipo F1 reciben un solo golpe de voz. Y siendo que solo llevan un golpe, no es necesario que lleven acento visible:
fe
zen
da
tres
re
fue
ten
den
di
dar
ti
les
Juan
sol
tus
vi
mis
bien
das
van
no
sal
fiel
tres
sus
ni
su
riel
crin
miel
color
ser
mies
quid
tren
son
lo
cruel
gran
las
sin
del
pi
ron
seis
con
ion
don
mes
mar
yo
Ra
ten
un
lo
en
dos
do
fa
fin
san
cien
mil
pies
pon
tan
tal
Guam
gol
ven
hiel
yen
gris
as
en

Si una palabra de un solo golpe de voz se fusiona a otra palabra, pierde su condición de F1 y se vuelve una nueva palabra. Debe acentuarse si le aplica la norma general. Por ejemplo, seis, dieciséis; pie, traspié; ven, vaivén; tres, veintitrés.

Más adelante te explicaré la excepción por la cual las siguientes palabras tienen un solo golpe de voz y sin embargo llevan acento visible:

dé, sé, él, más, aún, mí, qué, té, quién, tú, cuál, sí, cuán










Palabras de tipo F1 con más de un golpe de voz que no llevan acento visible:

frenar
bailar
mirar
afinidad
caridad
ideal
granjear
hospital
presionar
circular
leer
rumor
debut
buen
escribir
entretener
mercantil
cargar
subir
final
volar
dolor
sutil
soñar
golpear
verdad
Beirut
crueldad
vecindad
criar
color
roer
mies
oler
tirar
quietud
juventud
usted
similitud
fragilidad
cabal
golear
papel
atropellar
salud
fiscal
roer
Babel
flirtear
alud


Palabras de tipo F1 con acento visible:

París
camión
avión
quitó
voló
gimió
merlín
redacción
campeón
salió
venció
Marilú
pinté
medité
maná
salí
Noé
acá
allá
ají
noqueó
meneó
bastión
edición
oré
toqué
edité
país
rubí
viví
aserrín
apuntó
Adán
acné
galeón
preparé
circuló
paseó
tecleé
atrás
extorsionó
anfitrión
Perú
Malibú
tripulación
perteneció
telefoneó
ridiculizó
escribió
Paquistán
estremeció
televisión
dieciséis
veintiséis
pantalón

Palabras de tipo F2 sin acento visible:

toro
cera
pide
cama
salitre
bosque
palos
tecla
fila
coro
cuero
traerlo
niña
rama
cero
mira
bueno
lucero
universo
urgente
rodilla
Cenicero
terno
claro
fijo
kilates
fino
ronda
cordero
pajarero
florero
Lorena
estilo
flechas
tragos
sirena
ballena
feo
vaso
teclado
uno
afligen
sondeo
goteras
bufeos
paraguas
condesa
casi
martes
inconmensurable
ininteligible
zargazos
calistenia
bibliotecarios
aeropuertos
equilibrista

Palabras de tipo F2 con acento visible:

árbol
fácil
Félix
ántrax
clímax
difícil
retráctil
dúctil
ámbar
estiércol
cárcel
Cápac
Níger
Fénix
Yáñez
frágil
azúcar
cáliz
débil
útil
Atúncar
almíbar
González
Rodríguez
Gálvez
Pérez
Vélez
López
Túnez
lápiz
néctar
ágil
mástil
Bécquer
fértil

Palabras de tipo F3 con acento visible:


área
neófito
intrínseco
óbice
cetáceo
médico
sádico
lúgubre
pálido
séquito
único
fétido
dígito
cólico
trágico
óvulo
fanático
óbolo
Atlántico
mecánica
fábrica
público
técnicas
atmósfera
cólera
lunático
bíblico
cónico
gótico
bélico
idílico
jurásico
onírico
África
áspero
líquido
lúcido
mágico
tiránico
oceánico
mítico
místico
céntrico
Báltico





Palabras compuestas por dos palabras:
1. Palabras compuestas que no son verbos retienen sus acentos individuales si están separadas por un guion:

teórico + práctico = teórico-práctico
médico + quirúrgico = médico-quirúrgico
físico + químico = físico-químico

2. Pierde el acento la primera palabra cuando se trata de una palabra compuesta que no es verbo y no ha sido separada por un guion,
físico + culturista = fisicoculturista
así + mismo = asimismo
balón + cesto = baloncesto
décimo + séptimo = decimoséptimo

Estoy más que seguro de que todo lo anterior te ha parecido un perfecto enredo. Lo sé porque fue lo que sentí la primera vez que quise aprender a poner los acentos. Pero analicé el procedimiento y se me ocurrió una calculadora acentos que te explicaré más adelante. La razón por la que te mostré todos los ejemplos anteriores fue para que compararas después la diferencia entre contar o no con dicha calculadora.

Primero veamos las reglas básicas, y después harás unos sencillos ejercicios. Una vez que te hayas acostumbrado, colocarás por reflejo condicionado todos los acentos que sean necesarios y nunca más necesitarás mirar físicamente la calculadora.

Una salvedad: Que no te suene extraño que la Academia incluya en su Diccionario algunas palabras que suenan diferente a pesar de las reglas. Y es que, como mencioné en la Introducción de este libro, la Academia no domina, controla ni regula la lengua, ni mucho menos otorga licencias para pasar por alto las normas sugeridas, sino solamente compila y sugiere las palabras y frases más usadas en el mundo hispano, especialmente, por los escritores de renombre. Aunque de hecho existe un habla culta y un habla popular o vulgar, el Diccionario no obliga a nadie a hablar de cierta manera. Solo nos cuenta acerca de cómo, de hecho, están hablando los hispanohablantes alrededor del mundo y cómo se sugiere decirlo. Algunas de estas palabras de doble sonido son, por ejemplo:

aeróstato
amoníaco
austriaco
cíclope
chófer
etíope
hemiplejía
olimpiada
período
acné
atmósfera
bimano
cóctel
dinamo
fríjol
medula
omóplato
tortícolis
afrodisíaco
aureola
cardíaco
conclave
elixir
gladíolo
meteoro
pelícano
verices
aerostato
amoniaco
austríaco
ciclope
chófer
etiope
hemiplejia
olimpíada
periodo
acne
atmosfera
bímano
coctel
dínamo
frijol
médula
omoplato
torticolis
afrodisiaco
auréola
cardiaco
cónclave
elíxir
gladiolo
metéoro
pelicano
várices

En el Diccionario de la Academia encontrarás primero la palabra que la Academia sugiere seguida de la de segundo uso. En la lista de arriba, la palabra sugerida aparece en la columna de la izquierda, en negrita. Digo esto para que no hagas un lío si oyes a alguien decir “calidoscopio” en vez de “caleidoscopio”, “prestigiador” en vez de “prestidigitador”, "enantes" en vez de "antes", o "roche" en vez de "vergüenza", porque ambas formas están aceptadas e incluidas en el Diccionario de la Academia.

Por eso, antes de empezar a discutir con alguien acerca de cuestiones nimias, te sugiero callar, revisar el Diccionario y asegurarte. A veces no es saludable ser tan exigentes. Pregúntate: “¿Entendí lo que la otra persona quiso decir?”. Eso es lo importante. Ahora veamos algunas reglas que, de no respetarlas, no nos haríamos entender apropiadamente por el resto del mundo hispanohablante.
REGLA 1
La regla más fácil de recordar es que una palabra siempre lleva acento visible (ortográfico) cuando la mayor fuerza de voz recae en la sílaba del casillero 3 de la Tabla Divisoria de Palabras. Las llamamos palabras de FUERZA 3 o* F3, cuya sílaba clave se ve resaltada con letras de color blanco. Copia en una pequeña hoja de papel las tres primeras filas (a b c) de la Tabla Divisoria de Palabras y llévala contigo a todas pares para aplicarlas a las palabras que te ofrezcan duda.
REGLA 2
La segunda regla más fácil de recordar es que todas las palabras de más de una sílaba que terminan en A, E, I, O, U, N o* S (mnemotecnia: “¿AYUNAS?”) cuando la mayor fuerza de voz recae sobre la sílaba del casillero 1 de la Tabla Divisoria de Palabras (mnemotecnia: “¿FUERZA 1?”) deben llevar tilde o acento visible (ortográfico), ¡si no, no! ¿Te suena difícil? Pues, no lo es.

Para asimilar y recordar esta regla, copia la Calculadora Mnemotécnica de Acentos en una hoja de papel o cartón y llévala contigo a todas partes. Cuando tengas dudas, escribe la palabra en la Tabla Divisoria de Palabras (REGLA 1) y usa la calculadora. Con un poco de práctica lo harás mentalmente.
Tres pasos para usar la calculadora de acentos:
1. Pregúntate: “¿Termina la palabra en AYUNAS (A, E, I, O, U, N o* S)?”.

2. Pregúntate: “¿Tiene FUERZA 1 (mayor fuerza de voz en la sílaba del CASILLERO 1, según se muestra arriba, en la Tabla Divisoria de Palabras)?”.

3. Si las respuestas a ambas preguntas son iguales ("sí-sí" o "no-no"), SIEMPRE PONLE TILDE.

Ejercicio

Gonzalez, ¿debería llevar tilde? 
Gonzales, ¿debería llevar tilde? 
Gonsalez, ¿debería llevar tilde?
Gonsales, ¿debería llevar tilde? 

REGLA 3
La letra débil lleva tilde cuando recibe la mayor fuerza de voz estando junto a una letra fuerte. ¿Letras débiles y fuertes? Para entender y aplicar esta regla, ten en cuenta 3 cosas:

1) De las cinco letras vocales, OEA se consideran fuertes, IU, débiles.
2) Imagina que las letras fuertes (O E A) son enemigas eternas entre sí. Al separar las sílabas, la A nunca debe quedar junto a la E ni a la O, ni la E a la O. considéralas como si fueran agua y aceite. Las letras fuertes nunca se cuentan juntas. Por ejemplo, nunca dividas “aéreo” como aé-reo, ni “teatro” como tea-tro, sino como a-é-re-o y te-a-tro.

3) Las letras débiles (i, u), en cambio, sí son amigas eternas entre sí, pueden fusionarse muy bien y hasta sonar como si fueran una sola aunque lleven tilde. Y también combinan con las fuertes tolerando la relación cuando la fuerza de voz recae sobre la letra fuerte.

PERO si la mayor fuerza de voz recae sobre la débil, las fuertes se enemistan y separan. Por ejemplo, nunca dividas “piano” como pi/a/no, ni “bailar” como ba-i-lar, sino como pia-no y bai-lar, porque la fuerza de voz recae sobre la fuerte. Solo si la fuerza de voz recae sobre la débil, como en “caída” y “leído”, sepáralas como ca-í-da y le-í-do.
REGLA 4
No pongas tilde a palabras que solo tienen una fuerza de voz (fui, fue, son, sol, tres, fe, di, vi, ti, no), a menos que sea igual a otra, pero tenga un significado diferente (de, el, mas, mi, te, de, tu, si, se, ve, dé, él, más, mí, té, tú, sí, sé, vé).

SIGNIFICADOS QUE OBLIGAN A COLOCAR ACENTO A PALABRAS DE UN SOLO GOLPE DE VOZ

De Posesión, pertenencia o modo de hacer algo. “Es de Carlos”, “Se puso de pie”.
De Dar. “Espero le una explicación”. "Le dije que le el dinero".

De definición. ”El día que me vaya”. “El que lo sepa o no, no es mi problema”.
Como sustituto del nombre. “Se lo di a él (a Carlos)”. “Él (Carlos) lo sabe”.

Mas (de 'pero'). ”Lo he leído, mas no entiendo nada”.
Más (de cantidad). ”Dame dos más”, “Tres más cuatro, siete”.

Que es mío. ”Es mi padre”. “Llegó mi hora”.
Mi Persona. ”Lo supo por , yo se lo dije”. “A me parece bien”.

Te (de posesión). ”Te quiero mucho”. “¿Qué te parece?”.
Té (de bebida). ”El té me gusta más que el café”.

Tu (de posesión). ”Es tu casa, te pertenece”. “Tu perro se comió a su gato”.
Tú (de persona). ” eres la persona indicada para este trabajo”. “ no sabes nada”.

Si (de condición). ”Si vienes, estaremos esperando”. “Hazlo si te conviene”.

Como se dijo al explicar los signos de puntuación, no poner acentos ni comas en los lugares correctos puede fácilmente llevar a confusión en un mensaje escrito. Y de tratarse de un documento importante, como un acuerdo formal, podría causar efectos muy desagradables. Por ejemplo: "Si se trata de mi secretaria" o "SI SE TRATA DE MI SECRETARIA" podría significar:

En caso de que se trate de mi secretaria
En caso de que se trate de mi secretaría
Sí, se trata de mi secretaria
Sí, se trata de mi secretaría

Son cosas totalmente diferentes. La primera supone que podría tratarse de su secretaria, es decir, la mujer que está ayudándole. La segunda supone que podría tratarse de su oficina o despacho. La tercera afirma que se trata de la mujer que está ayudándole, y la cuarta, que se trata de su oficina o despacho. La persona que recibiera el mensaje se sentiría tan desconcertada que podría pensar: "Este es un burro que no sabe escribir, ¿a qué se refiere exactamente?", lo cual no solo afectaría la imagen de quien firma el mensaje, sino de la organización que le confió el cargo.

Si (sétima nota musical). ”Do, re, mi, fa, sol, la, si”. No lleva acento.
Sí (de persona). “Volvió en ”. “Solo piensa en mismo”.
Sí (de aceptación). ”Estoy seguro de que lo hizo”. “Le dio el ”. “, estoy de acuerdo”.

Se (de persona). ”Se cayó”. “Se respira un buen ambiente en este lugar”.
Sé (de saber). ”No qué hicieron con el libro”. “Bien yo que hice bien al aconsejarle”.

o (de alternativa). ”Escoge: blanco o negro”.
ó (de alternativa). Antes se acentuaba la "o" cuando aparecía entre números que podían prestarse a confusión con el "cero" (”1, 2 ó 3”), o entre letras sueltas (“A E ó U”),  Pero ahora la Academia recomienda que no se acentúe*. Nosotros sin embargo recomendamos no tomarlo tan al pie de la letra. Por ejemplo, ¿no te parecería más que absurdo producir un desastre (ecológico, social, psicológico, nuclear o lo que sea) por obedecer ciegamente una recomendación que implicara una rayita sobre una letra? Por eso, no lo tomes tan a pecho. Al margen de la norma, te recomendamos seguir acentuando la letra "o" si a tu juicio una posible confusión pudiera arrostrar consecuencias graves, como un peligro o desastre. No tiene ningún sentido racional discutir esto. Y por ultimo, imagínate el trabajo que tendrían en sus manos todos los webmasters si tuvieran que actualizar millones de página de Oratorianet.com solo para actualizar la corrección de la "ó". MÁS

REGLA 5

Las palabras que, cual, como, donde, quien, quienes, donde, no llevan acento cuando se las usa para informar o responder. Pero suele llevarlo cuando preguntas o te admiras. “¿Qué dijiste?”, “¡Qué bien!”, “¡¡¡Qué!!!“, ¿Cuál es el número?”, “¡Dime cuál!”, ¿Cómo lo hizo?”, “¡Cómo pudo ocurrir!”, “¿Dónde ocurrió?”, “¡Dónde más podría haber sido!”, “¿Quién salió temprano?”, “¡Quién se ha creído!“, ¿Quiénes te acompañaron?”, “¿Por qué lo hiciste?”, ”¡Por qué!”.

REGLA 6

Algunas expresiones calificadoras del protagonista o sujeto de la oración, como “hábil” (un hombre hábil), “sutil” (una mujer sutil), “fácil” (un examen fácil), “crudo” (un alimento crudo), pueden transformarse en calificadoras del suceso o predicado por medio de añadir el elemento trasladador “mente” (que significa de manera), convirtiéndose en “hábilmente” (el hombre lo hizo hábilmente o de manera hábil), “sutilmente” (la mujer actuó sutilmente o de manera sutil), “fácilmente” (completó el examen fácilmente o de manera fácil).

Para acentuar o no estas palabras, has de tener en cuenta que el elemento trasladador "mente" no modifica el acento de la palabra raíz. Si la palabra se escribe “hábil”, su acento permanece intacto al transformarse en “hábilmente”, "fácilmente.

Ejercicio

Las palabras a continuación han sido escritas a propósito sin acento visible para que sigas estrictamente los tres pasos indicados para el uso de la Calculadora Mnemotécnica de Acentos junto con la Tabla Divisoria de Palabras, pero teniendo en cuenta también las demás reglas, porque aunque la tabla mnemotécnica te sirve por regla general, no desautoriza las otras reglas ni excepciones.

Y no olvides que una clave para acentuar correctamente es dividir las palabras en sílabas de acuerdo a las reglas de división, según contengan letras fuertes o débiles.

NIÑITO
FRANJA
PELICULAS
VESTIBULO
TRANVIA
DIAS
ESENCIAL
REO
CARCEL
PINCEL
DANZA
CALIZ
JUSTICIA
INSTIGAR
CACERIA
LINEA
DELINEAR
VERTIGO
MARISMA
SADICO
ETCETERA
INTRINSECO
PALIDO
SABER
SOLUBRE
SOLIDO
GRUA
PUA
PIO
TIO
CALIDO
RUIZ
RUIN
OPERACION
HUIR
SAUL
JILGUERO
FRAGIL
ARBOL
ESTIERCOL
MIERCOLES
DATILES
EGOISMO
HEROISMO
FANATICO
GENESIS
TINTA
FIN
DOLIDO
HISTORICO
REVOL
VER
FACIL
DIFICIL
CLERIGO
FE
MAIZ
MARISMA
SACRISTAN
SACRISTIA
REPUBLICA
TELEFONIA
GRAMATICA
DIECISEIS
DIOCESIS
ARCANGEL
ANGEL
EXAMEN
EXAMENES
LATIGO
NOE
RAUL
CAOTICO
RAIZ
LIO
FUERA
LAMPARA
APOCALIPSIS
BOTON
IDOLATRIA
OIR
LIBRERIA
CARISMATICA
AUTOMATICO
INSTANTANEO
BEIRUT
USTED
CLAUSTRO
PRESTAMO
PAISANO
PLEITO
CINTA
RUTINA
AVION
FECULA
BAUTISTA
VATICANO
FRIO
OIDO
FLUIDO
HUIR
GUIA
TRIO
FISICO
HUELGA
SALIO
RAS
GRAN
CRIN
MAYUSCULA
CICLO
TARUGO
ESTUPIDO
DIEZ

Ejercicio
El siguiente artículo breve ha sido redactado sin acentos, para que los coloques tú siguiendo las reglas. Si tienes activado el corrector automático de Word y las palabras aparecen subrayadas en rojo, no hagas trampa. No le apliques el corrector automático. ¡Usa tu inteligencia con las reglas mencionadas!
"Dicen que Cristobal Colon vivio en Portugal, y corria 1478 cuando su primera esposa acababa de dar a luz a Diego, su primer hijo. Con su hermano administraba una tienda de libros, y de mapas que el mismo confeccionaba. Era un cartografo graduado, aunque un conocedor empirico de los mares. Desde muy joven habia costeado incansablemente de norte a sur.

"Cuentan que fue en uno de aquellos viajes cuando oyo por primera vez ciertos relatos acerca de unos marinos que cruzaron el mar hacia el oeste y hallaron tierra. Desde entonces le obsesionó la idea de cruzar el mar y averiguarlo por si mismo.
Lamentablemente, su amada esposa fallecio dejandolo a cargo de Diego; pero pronto se enamoraria de la que llegaria a ser su segunda esposa. Y aunque ella le dio otro hijo, enviudaría otra vez.

"Desde entonces emprendio la colosal tarea de conseguir un patrocinador para el historico Viaje. No se trataba de un puñado de dinero, sino de una tarea que requeriria nada menos que el apoyo del rey.

"Se armo con sus mejores argumentos y presento su proyecto a Juan II de Portugal; pero los peritos y asesores del rey lo desaprobaron. Recomendaron al rey que se pagaran viaticos a Colon y se le informara que esperara hasta que le comunicaran una decision. En realidad, sugirieron enviar una expedicion secreta por la ruta que el marino habia señalado, para robarle la idea.

"Afortunadamente, los marinos comisionados no tuvieron la motivación ni los conocimientos necesarios para continuar el viaje hacia el oeste, y no tardaron en dar la media vuelta y regresar adonde el rey con el cuento de que mar adentro el aire era irrespirable, no se podía continuar.

"Cuando Colon se entero del truco, monto en colera, tomo sus planos y regreso a casa con la firme intencion de intentarlo nuevamente, pero con el rey de España. Así fue como visito por primera vez la corte de Fernando de Aragon, aunque sin exito, porque sus asesores tampoco dieron su aprobacion.

"Y asi pasaron unos catorce años, rebotando de reino en reino. Para cuando regreso a España por segunda vez, Diego estaba convertido en un adolescente. Pero nuevamente lo rechazaron.

"Fue cuando se disponia a marchar hacia Francia o Inglaterra, para iniciar su periplo por segunda vez, la reina Isabel lo manda llamar, diciendole que estaba interesada en su proyecto. Por primera vez el rostro de la oportunidad le sonreia para probar su idea.

"¿Que hubo tras el cambio de circunstancias? ¿Como fue que finalmente le dieron una mano? ¿En que termino la historia? Mas aun, ¿como puede afectarte el desenlace?".


Con las siguientes dos tablas tienes resuelto el problema de poner acentos a la mayoría de las palabras, de tal modo que puedas tener la mente libre para las demás reglas y excepciones. Copia estas tablas en una hoja de papel y llévalas contigo a todas partes.
Tip
Si estás trabajando con el programa Word de Microsoft y tienes dudas en cuanto a si la palabra “almacen” lleva o no acento, simplemente coloca el cursor sobre la palabra, presiona la tecla F7 (en la parte superior del teclado) y, en caso de estar mal escrita, el sistema te dará una sugerencia.

Si tienes activado el sistema automático de detección de errores ortográficos, el programa subrayará con rojo o verde el error para que lo corrijas; y si la palabra está en la lista de autocorrección automática del programa, hará la corrección sin tu intervención.

a. Si no tienes activado el sistema de detección de errores ortográficos y gramaticales:

Puedes configurar el sistema de detección haciendo clic arriba, en HERRAMIENTAS | OPCIONES | ORTOGRAFÍA Y GRAMÁTICA | REVISAR (no actives los casilleros OCULTAR ERRORES). Cada vez que aparezca una palabra que no esté en el diccionario del sistema, aparecerá subrayada en rojo, y cada vez que ocurra un error gramatical, en verde.

Sin embargo, el sistema necesitará que tú tomes la decisión de hacer un cambio, porque hay excepciones que el programa no sabe detectar. Aprender las reglas sigue siendo muy importante.

b. Si la palabra en cuestión no está en el diccionario del programa, lo que significa que no está en la lista de autocorrección automática:
Puedes añadir una palabra a la lista presionando las teclas F10, luego la tecla H y seleccionando OPCIONES DE AUTOCORRECCIÓN. Se abrirá una ventana que te servirá para escribir dos palabras: La que quieres reemplazar y aquella con la que quieres reemplazarla.

Ejemplo:

Sin querer escribiste la palabra “coooperar” (con triple “o”), pero el sistema no la detectó ni corrigió automáticamente (porque no está en su lista).

Sombrea la palabra cooperar y teclea F10, luego H, selecciona OPCIONES DE AUTOCORRECCIÓN y escribe la palabra correctamente en la ventana “reemplazar con [cooperar]”, y haz clic en AGREGAR | ACEPTAR. A partir de entonces, cada vez que escribas “coooperar” el sistema la cambiará automáticamente por “cooperar”.

Sin embargo, utilizar el programa de autocorrección automático no reemplaza ni disimula tu cultura general. De todas maneras te conviene asimilar las reglas y habituarte a ellas cuando escribas a mano o no tengas al alcance una computadora con el programa de autocorrección. Por ilustrarlo, es fácil teclar 2+2=4 en una calculadora de bolsillo, pero si no entiendes la lógica tras el 2+2, nunca podrás resolver 36+27+121+12x8 sin la calculadora. Algo similar sucede con los acentos. Si no aprendes a colocarlos correctamente, quedarás en evidencia si un día te ves ante la impostergable responsabilidad de usar una pizarra y tener que escribir personalmente algunas palabras, frases u oraciones.
. . .