5. LA ORACIÓN

IR AL INDEX

INTRODUCCIÓN
1. EFICACIA Y CALIDAD
2. CÓMO VER LA NORMA
3. NORMAS GENERALES 
4. LA DESCRIPCIÓN
5. LA ORACIÓN
6. ACENTO ORTOGRÁFICO
7. CÓMO ILUSTRAR
8. EJEMPLOS
ADVERTENCIAS



Cualquiera puede escribir por escribir o hablar por hablar. Pero pocos se toman el tiempo suficiente para explotar su inteligencia y ordenar sus ideas seleccionando sus palabras y frases, presentando algo que realmente suene diferente.

¿Podrías exponer un tema completo en pocas palabras? ¿Conoces lo básico para ordenar tus ideas en una oración bien organizada, es decir, de modo que se entienda con claridad?


"El sistema protegió a todos los pasajeros que iban abordo de la descarga."


"El sistema protegió de la descarga a todos los pasajeros que iban abordo."

¿Cuál de las dos oraciones crees que comunica mejor la idea? ¿La que dice que "todos estaban abordo de la descarga"? ¿O la que dice que "protegió de la descarga a todos"? Si notaste el error tan pronto como leíste la primera oración, tienes habilidad para la redacción. Si no, no es que no puedas desarrollarla, sino que quizás necesitas más concentración y una guía práctica. ¿No es por eso que estás leyendo esto?

Por supuesto, sería natural para un redactor profesional reconocer un error de ortografía o gramática. Pero en realidad, no se necesita mucho conocimiento. En la mayoría de los casos se trata más de sentido común. ¿Acaso los pasajeros pueden ir abordo de una descarga? ¡Imposible! Salta a la vista que la oración correcta es la segunda, aunque uno no sepa nada de gramática ni ortografía. Aunque parezca mentira, tomé la frase de un documental de National Geographic para la televisión.

A pesar del excelente pago que reciben los redactores profesionales que escriben para el cine, radio, revistas, diarios, Internet, noticieros y documentales de televisión, a veces escriben o dicen cosas que dejan mucho que desear. ¿No sería de esperar que un redactor no profesional cometiera errores mucho más grandes? ¡Por supuesto!

Pero no te preocupes si hasta ahora no tuviste habilidad para escribir. Puedes cultivarla en poco tiempo. Solo te recomiendo vigorosamente que, a pesar de cualquier deficiencia temporal, cultives el deseo de corregir cada vez más eficazmente tu escritura.

Cualquiera puede construir en su mente una oración gramatical simple. Todos lo hemos hecho espontáneamente desde que aprendimos a hablar.

¿No construyen oraciones espontáneamente los analfabetos cuando hablan? Hay analfabetos que tendrían que decirte que lo son para que los descubrieras. Quizás no hablen gramaticalmente muy bien, pero lo hacen con suficiente inteligencia y eficacia como para dejarse entender.

La mayoría de las personas podemos construir oraciones sin conocimiento alguno de las normas gramaticales u ortográficas. Por ejemplo, ¿cómo sugerirías escribir lo siguiente?


"La mayoría de las personas podemos construir oraciones."


"La mayoría de las personas puede construir oraciones."

Unos dirían que "la mayoría de las personas puede", y otros, que "la mayoría de las personas podemos". Y es cierto que la frase se entenderá bien, ya sea que uno la escriba así o asá. Pero ¿no sería mucho más interesante saber lo que opinan sobre su concordancia los expertos en el idioma, no para asfixiarnos bajo el manto de una larga e incomprensible explicación académica, sino para disfrutar más de la manera como comunicamos nuestras ideas?

Aunque te suene raro, la verdad es que la Academia sugiere "La mayoría [...] podemos", pero aclara que no se debería considerar incorrecto escribir "La mayoría [...] puede."

De modo que muchas veces damos en el clavo instintivamente, sin querer queriendo.

Para muchos, hablar es fácil. Pero en el proceso de ponerlo por escrito, la cosa se vuelve un poco más complicada. El lenguaje hablado es mucho más descuidado.

Por eso, haces bien cuando te tomas un tiempo para pensar cómo estás hablando y escribiendo. ¿No es la finalidad de tu habla y escritura comunicar tus ideas de manera que transmitan lo mejor posible lo que quieres decir?

Un orador que escribe sus discursos y los pule siguiendo sugerencias académicas logra más eficacia al presentar sus ideas. Correspondientemente, un escritor logra mayor eficiencia al exponer en público si practica la oratoria en voz alta siguiendo una técnica.

Llamo oratoria de nivel avanzado al arte de escribir. Porque cualquiera puede hablar por hablar, pero ponerlo por escrito requiere mucho más cuidado, esmero y atención.

Lógicamente, al esforzarte por escribir mejor también mejorará automáticamente tu manera de exponer. Porque al aprender a escribir bien las oraciones terminas acostumbrándote a hablar mejor.

Por otro lado, no confundas las cosas ni los términos. Escribir mejor no te capacita automáticamente para la oratoria hablada. De hecho, como dije antes, hay grandes escritores que dejan mucho que desear cuando hablan ante un gran auditorio. Dominar la lengua escrita no habilita a uno para hacer gestos y ademanes convincentes, ni para acicalarse a la altura de la ocasión o cultivar una postura que comunique aplomo.

La oratoria escrita y hablada se complementan, pero son algo diferentes. Por decirlo así, los oradores experimentados deben pasar a la oratoria de nivel más elevado tomando clases de escritura correcta; y los escritores experimentados deben pasar a la escritura de nivel más elevado tomando clases de oratoria hablada.

A algunos les parece que al leer el discurso les irá mejor, porque podrán usar frases más elaboradas, o porque incurrirán en menos errores gramaticales, o porque evitarán lagunas mentales, o porque podrán hablar de manera que nadie tergiverse sus palabras.

Por ejemplo, si uno teme que posteriormente un periodista intentará presentar en falsos colores lo que dijo, o si una ley o reglamento exige leer el discurso, le gustaría dar un buen discurso, sin dar la impresión de que otra persona lo redactó, restando fuerza a su imagen y al mensaje mismo.

De todos modos, sin importar dónde vivas en este mundo globalizado, o ya sea que escribas y leas tus discursos, o los presentes extemporáneamente, te conviene aprender a observar cómo otras personas construyen sus frases y oraciones.

¿Se te hace difícil escribir una simple oración?

No es muy complicado aprender a escribir oraciones si tienes en cuenta que cada vez que hablas estás construyendo oraciones. ¡Ya lo estás haciendo!

Ahora bien, si las pones por escrito, estarás redactándolas. Puedes revisarlas y darles mayor presencia por medio de eliminar las irrelevancias, repeticiones y excesos, y añadiendo quitando o modificando las frases siguiendo pautas que no son muy difíciles de tener presente.

Estoy seguro de que la frase: "El sistema protegió a todos los pasajeros que iban abordo, de la descarga" fue un lapsus del redactor y nada más, y el locutor simplemente le dio lectura sin percatarse de ello. O sea, como diría El Chavo, se le chispoteó. A cualquiera le pasa. A mí me pasa a cada rato. Pero de ser posible, uno tiene que esforzarse por hacer la corrección. Debió escribir: "El sistema protegió de la descarga a todos los pasajeros que iban abordo".

El suceso y el protagonista

Algo que puede ayudarte es comenzar por darte cuenta de que casi toda oración gramatical dice algo acerca de un protagonista (el cual puede ser un objeto, un asunto, un animal o una persona).

Por ejemplo, en la oración: “El automóvil de Luis necesita una reparación” o “Los árboles del jardín necesitan agua”, salta a la vista que el protagonista de la primera oración es “el automóvil de Luis”, y el de la segunda, “los árboles del jardín”; y lo que les sucede es que uno necesita “una reparación”, y el otro, “agua”.

Si logras reconocer esos dos elementos en todas las oraciones, lo que en adelante llamaremos “el suceso” y “el protagonista”, te será mucho más fácil redactar oraciones eficaces.

Por decirlo así, “el suceso” y “el protagonista” son la materia prima de la mayoría de las oraciones.

En lenguaje técnico se les conoce como predicado y sujeto. Veamos un ejemplo sencillo y procura identificarlos en la oración “La mujer más bonita pasó muy rápido”.


SUJETOLa mujer más bonita
PREDICADOpasó muy rápido.

Lógicamente, puedes desglosar tanto el sujeto como el predicado en sus componentes y fracciones. Por ejemplo, podrías desglosar así el sujeto y el predicado:



A. Protagonista (el sujeto)
A1. Artículo (complemento 1)
A2. Nombre o sustantivo (el núcleo del sujeto)
A3. Adjetivo (complemento 2)
A4. Adverbio (del complemento 2)
A5. Adjetivo (centro del complemento 2)

B. Suceso (predicado, lo que está haciendo el protagonista)
B1. Acción o verbo (núcleo del predicado)
B2. Complemento adverbial
B3. Adverbio (complemento)
B4. Adverbio (centro)


Pero ¿para qué complicarte la vida? Basta con que distingas que “Mujer” y “pasó” son los núcleos de todo.

Por eso notarás que hay palabras que completan el sentido. Son complementos, accesorios o asistentes del protagonista y del suceso. Si no hubiera estos accesorios, el mensaje sería más difícil de entender.

El cuadro A muestra los complementos o accesorios del protagonista, y el B, los del suceso.

Ahora bien, para no complicarte, comienza entendiendo que los dos miembros de la oración, tanto el SUCESO como el PROTAGONISTA tienen, cada uno, un núcleo o centro gravitacional. En el caso del suceso, es que "pasó", y en el caso del protagonista, es la "mujer").

Al margen de cuántos complementos, accesorios o asistentes quieras añadir, el suceso sigue siendo que “pasó”, y la protagonista sigue siendo “la mujer”. ¿Y qué pasaría si añadimos algunos complementos o accesorios?
  • "La mujer más bonita y alegre de la ciudad, la que solía cantar con una dulce voz ante todos sus admiradores los domingos al caer la tarde, pasó rápidamente por la calle más transitada sin mirar a nadie, ni siquiera a sus amigos que la conocían de toda la vida."

  • "Hasta el hombre más sabio del mundo se equivoca todos los días, aunque no quiera."

  • "Las fieras del Circo Internacional devoraron su alimento en pocos segundos."

  • "Los aguerridos soldados del norte atravesaron la selva día y noche a pie."

  • "La bicicleta preferida de los hijos de mi vecino, el holandés, rodó aparatosamente por las escaleras de la parte trasera de la casa de la abuela Marta y se hizo pedazos."

  • "Todos los jugadores juveniles seleccionados por el director técnico se apresuraron a comenzar sus prácticas para ponerse en forma cuanto antes."

  • "Una mujer hermosa que cuida su cutis toda la vida comiendo alimento especialmente saludable no necesita mucho adorno para resaltar lo encantos de su belleza natural."

Te recomiendo oraciones cortas que no tengan elementos de sobra. Poco a poco y a medida que domines su uso podrás diseñar oraciones más complicadas.

Si te agrada este asunto, te sugiero ahondar a fin de enriquecer tu entendimiento respecto a la diferencia entre una oración y una frase, y la diferencia entre cualquier frase y una frase célebre. Por ahora, sigamos con lo básico.
Diferentes maneras de escribir una misma oración

Siempre que mantengas la armonía puedes intercambiar las palabras de una oración de modo que causen un impacto adecuado al oído. Si percibes que no encaja, es mejor que no la escribas así.

Los poetas hasta se dan el lujo (llamado licencia poética) de pasar por alto algunas normas ortográficas y gramaticales a fin de lograr un efecto artístico. Por ejemplo:


Luis vende una máquina.

Una máquina vende Luis.

Una máquina Luis vende.
Luis una máquina vende.

Vende Luis una máquina.

Vende una máquina Luis.

El protagonista del suceso es “Luis” (el sujeto), y el suceso o predicado es que “vende una máquina” (lo que se dice de "Luis").

Puedes decirlo de diferentes maneras, dependiendo del efecto que quieras causar. Solo te sugiero usar la forma más directa para ser más entendible.

En el ejemplo de arriba, la manera más simple y clara es la primera, en el de abajo también:


Los insectos tienen alas.

Los insectos alas tienen.
Alas tienen los insectos.

¿Tienen alas los insectos?

Como ves, no necesitas grandes conocimientos del idioma para darte cuenta cuando las palabras no armonizan. Ningún mensaje sería claro si escribieras, por ejemplo:


Luis máquina vende una.

Luis vende máquina una

Una Luis máquina vende

Una vende Luis máquina

Máquina una Luis vende

Vende máquina Luis una
Alas los tienen insectos

Tienen insectos los alas

Tienen los alas insectos

Tienen alas insectos los

Los tienen insectos alas

Tienen los alas insectos

La corrección de calidad basada en la norma nos enseña que esas no son maneras de diseñar las oraciones. Pero también nos lo dice el sentido común. Suenan muy mal.

Si tienes capacidad para leer y entender lo que ahora estás leyendo, podrás escribir razonablemente bien dándote cuenta de que en la mayoría de los casos no es necesario conocer tan a fondo la norma. Basta que por instinto te des cuenta de lo que se considera legible o ilegible, inteligible o ininteligible.

Ese conocimiento es un conocimiento tácito, o que se sobreentiende, y es el resultado de acostumbrarte a leer libros y revistas de calidad, cultos y bien redactados. Cada vez que lees algo mal escrito u oyes algo mal dicho resalta naturalmente en tu mente, porque choca con la corrección a la que te acostumbraste. ¡Es cuando hablar y escribir correctamente se vuelve un hábito! 

Por ejemplo, sabemos que "su" significa "de él". Si alguien dice: "Su zapato de él" nos suena como si hubiese dicho: "De él zapato de él" o "De él su zapato". Y lo mismo podemos decir de "su carro de usted". ¿Acaso no basta decir: "Su carro"?

Si estamos dejando en claro que hablamos del abuelo de Juan, ya no diremos "su abuelo de él", sino solamente "su abuelo".  Pero si no está claro que hablamos de su abuelo, tendríamos que decir: "El abuelo de Juan", no "Su abuelo de Juan" porque hemos visto que "su" significa "de él (o de ella o de ellos)".   

Ahora veamos una oración igual de simple, pero más larga, y diferentes maneras razonables de ordenar sus partes. En el siguiente ejemplo, la más directa es la última. Las demás tienen un matiz poco usual.


Los perros, carroña están comiendo al lado del camino.

Los perros, al lado del camino están comiendo carroña.

Carroña los perros están comiendo al lado del camino.

Carroña al lado del camino están comiendo los perros.

Carroña están comiendo los perros al lado del camino.

Al lado del camino, los perros están comiendo carroña.

Al lado del camino, carroña están comiendo los perros.

Al lado del camino, carroña los perros están comiendo.

Los perros están comiendo carroña al lado del camino.

Respecto al matiz poco usual, ten en cuenta que hay escritores que se acogen a la licencia poética. Pasan por alto la norma para dar originalidad y dramatismo al escrito. Pero no se recomienda para un tema informativo porque confundiría al oyente o lector.

En la mayoría de los temas eficaces, una redacción directa y clara (sujeto simple y predicado simple) es la mejor fórmula. Deja los enredos para cuando tengas más experiencia y conocimiento del idioma. Mira todo lo que puedes redactar con una idea simple:



Oración simple

"Unos perros devoraban carroña al lado del camino."

Oración compleja

"Para mi repugnancia y desconsuelo, vi que unos hambrientos perros salvajes destilaban saliva, como jactándose de sus afilados y horribles colmillos, mientras devoraban a toda prisa la maloliente carroña del infeliz antílope que un inesperado tren había atropellado y arrojado cual despojo al lado del camino."

Por tanto, si tienes dudas en cuanto a cómo ordenar las diferentes partes de una oración, no te diré que busques en un manual de redacción u ortografía, sino que, si no te suena bien, simplemente la descartes y optes por construir una oración más simple.

Pregúntate: “¿Cómo lo dirían normalmente las personas en una conversación habitual?”, y escoge la forma más directa y sencilla, la menos dramática. Guíate del sonido. Por ejemplo, nota los siguientes diseños y fíjate cuál oración suena más clara y directa.


1. A la oficina central de la compañía todos los documentos por avión han sido enviados.

2. Por avión, a la oficina central de la compañía todos los documentos enviados han sido.

3. Todos los documentos a la oficina central de la compañía han sido por avión enviados.

4. A la oficina central de la compañía todos los documentos han sido enviados por avión.

5. Por avión, todos los documentos a la oficina central de la compañía han sido enviados.

6. Por avión, todos los documentos han sido enviados a la oficina central de la compañía.

7. A la oficina central de la compañía han sido enviados por avión todos los documentos.

8. Han sido enviados por avión todos los documentos a la oficina central de la compañía.

9. Han sido enviados a la oficina central de la compañía todos los documentos por avión.

10. Han sido enviados todos los documentos por avión a la oficina central de la compañía.

11. Todos los documentos han sido enviados a la oficina central de la compañía por avión.

12. Todos los documentos han sido enviados por avión a la oficina central de la compañía.

Desde la 1 a la 5 son un enredo. De la 6 a la 12 son oraciones más directas. Pero evidentemente la 12 nos muestra un protagonista directo con un suceso sencillo y claro. ¡Simplemente suena bien! La idea fluye a la mente sin tropiezo. 

¿Necesitas estudiar gramática para entenderlo? ¡No creo! "Todos los documentos", "han sido enviados", "por avión", "a la oficina central de la compañía". Son bloques de construcción muy claros, ordenados lógicamente. Es como armar un rompecabezas. Las piezas encajan donde les corresponde naturalmente.


Todos los documentoshan sido enviados por avión a la oficina central de la compañía.
Protagonista
(Sujeto)
Suceso
(Predicado)

Recuerda: Sujeto y predicado son los dos grandes núcleos de cualquier oración, cada una con tantos accesorios o complementos como juzgues necesarios. Así de simple.

Las oraciones más largas y llenas de complementos son como un automóvil nuevo al que añades neumáticos más anchos, asientos de cuero, lunas oscuras, timón de madera, banderitas y cuanta cosa se te ocurra.

Ejercicio: Divide en dos las siguientes oraciones con una / aislando al protagonista, después compáralas con las que aparecen más adelante:


  • "Un lector de la revista / escribió al editor."

  • "Los años / no pasan en vano."

  • "Tres médicos de renombre comisionados por el gobierno se encargaron del caso tan pronto como arribaron a la ciudad."

  • "El Sr. Gómez, que es una persona muy exigente, quiere despedir a su secretaria antes de terminar el año porque dice que no es tan eficiente como esperaba."

  • "Alberto, el primo de Juan, que había llegado de Europa el viernes por la noche, me lo dijo al oído cuando se inclinó disimuladamente a tocar el timbre de la casa."

  • "Los jóvenes entre 14 y 18 años de edad que estén interesados en la beca para el curso de arte pueden llenar una solicitud y enviarla por correo antes del 10 de abril."

  • "Todos los automóviles fabricados antes de 1999 deben pasar por una revisión técnica para obtener el permiso de circulación especial que se otorgará durante la vigencia de la ordenanza municipal."

  • "Todos los soldados recibieron la orden de regresar a su país."

  • "En esta playa estuvimos el año pasado y nos quedamos tres meses."

  • "Los músicos tocaron toda la noche."

  • "Varios noticieros divulgaron información que hasta ese día ellos habían guardado confidencialmente."

Como verás, hay muchas maneras de ordenar una misma oración, y hay muchos diferentes asistentes o complementos que te pueden ayudar a construirlas.

Con un entendimiento básico del funcionamiento del sujeto y predicado puedes comenzar a escribir temas breves sin necesidad de dominar el uso de los complementos. Poco a poco incrementarás tus conocimientos. Por ahora, bastará con que hagas una corrección eficaz. Por ejemplo, veamos un tema breve:


"Los años de vida de un hombre dedicados al servicio de una empresa son los cimientos de un monumento al trabajo.

La labor de todos ustedes ha sido muy valiosa para el desarrollo de nuevos proyectos y objetivos. Llevar a cabo sus tareas con el mayor sentido de calidad nos ha permitido acrecentar el éxito que repetidamente hemos alcanzado en los últimos años.

Todos ustedes merecen la recompensa de la satisfacción por el deber cumplido. Pero especialmente es un placer para mí felicitar a Fulano y Mengano por haberse hecho acreedores a una mención honrosa al cumplir 10 y 15 años, respectivamente, al servicio de nuestra Compañía Nacional de Cerveza.

Que su ejemplo sirva para los nuevos que acaban de integrarse al equipo y para los antiguos que seguimos reconociendo y apreciando la ardua labor de todos ustedes.

Fulano y Mengano reciban nuestras más sinceras felicitaciones."

Hago la salvedad de que se trata de un discurso abreviado y modificado con base en el original que presentó en la década del 70 mi alumno el Sr. Javier Vega Erauzquin, de la Compañía Nacional de Cerveza Pilsen Callao, al cabo de mi curso privado de Las 4 Leyes de Técnicas Dinámicas Para Hablar en Público, Ganar Confianza y Relacionarse con los Demás.

No metí las narices en su redacción. Él lo diseñó y creó por sí mismo siguiendo las pautas recibidas en clase. El original es mucho más largo y generoso, lleno de emoción y substancia, tanto que nunca lo puse por escrito y, sin embargo, me impactó tanto que hasta ahora lo recuerdo bien, casi palabra por palabra.

¡Los buenos discursos nunca se olvidan! Javier lo corrigió y pulió hasta el cansancio. Las clases privadas, comenzaban a las 10 de la noche, y él era muy puntual. No creo exagerar al decir que fue uno de los mejores alumnos que he tenido. ¡Qué manera de absorber y verter los conocimientos de oratoria!

Nunca menosprecies una corrección de calidad. Es importante, pero no te preocupes. La corrección eficaz es la que utilizarás la mayoría de las veces por instinto valiéndote de tu conocimiento tácito, el cual ya posees. Puedes usarlo básicamente para escribir y desarrollar tus propios temas.

Para una corrección de calidad algunos lectores u oyentes muy instruidos se basan en la pregunta: “¿Se ajusta a la norma?”, pero para la mayoría, una corrección eficaz se basa en la pregunta: “¿Se entiende bien?”. Esta, y no aquella, es la clase de corrección que debes procurar inicialmente. Por eso, evita las construcciones pomposas y frases exornadas que requieren un diccionario para entender lo que dices.

No digo que la corrección de calidad basada en la norma no sea importante ni necesaria, sino que la corrección eficaz basada en el instinto es más común y fácil de aplicar, tanto al escribir como al exponer en público.

Te resultará cada vez más sencillo subir de nivel en corrección y calidad a medida que el conocimiento exacto (epignosis) te ayude a entender mejor y disfrutar más de cómo interactúan los bloques de construcción de las oraciones gramaticales.

Para ser realistas, muy pocas personas cultivan un interés suficiente o tienen el tiempo que se requiere para estudiar gramática y ortografía a fin de corregir por sí mismas lo que escriben o hablan. Otros se contentan con grabar o escribir algunas notas y dárselas a un profesional para que haga las correcciones finales, llevándose el crédito como escritores, aunque realmente nunca escribieron nada en su vida. Y aún a otros les basta con entender algunos principios y consejos básicos, escribiendo y hablando un poco mejor cada día.

Sea como fuere, entender que las oraciones tienen un protagonista y un suceso es una buena manera de empezar a diseñar frases y oraciones claras y armoniosas. Aquí están las oraciones, partidas en protagonista y suceso.


PROTAGONISTASUCESO
Un lector de la revistaescribió al editor.
Los añosno pasan en vano.
Tres médicos de renombre comisionados por el gobiernose encargaron del caso tan pronto como arribaron a la ciudad.
El Sr. Gómez, que es una persona muy exigente,quiere despedir a su secretaria antes de terminar el año porque dice que no es tan eficiente como esperaba.
Alberto, el primo de Juan, que había llegado de Europa el viernes por la noche,me lo dijo al oído cuando se inclinó disimuladamente a tocar el timbre de la casa.
Los jóvenes entre 14 y 18 años de edad que estén interesados en la beca para el curso de artepueden llenar una solicitud y enviarla por correo antes del 10 de abril.
Todos los automóviles fabricados antes de 1999deben pasar por una revisión técnica para obtener el permiso de circulación especial que se otorgará durante la vigencia de la ordenanza municipal.
Todos los soldadosrecibieron la orden de regresar a su país.
En esta playaestuvimos el año pasado y nos quedamos tres meses.
Los músicostocaron toda la noche.
Varios noticierosdivulgaron la información que hasta ese día habían guardado confidencialmente.

PROTAGONISTASUCESO
Luisa,la nueva niña del vecindario,tieneuna bicicleta muy bonita y veloz.
SUST.COMPL.VERB.COMPL.


(persona
o cosa)
(detalles)(acción)(detalles)

El SUJETO (protagonista) y el PREDICADO (lo que se dice que le sucede) pueden identificarse fácilmente en oraciones sencillas como las que aparecen arriba y abajo mediante una simple observación del contenido.

Podemos identificar al sujeto, que es la persona o cosa (sustantivo) que lleva a cabo la acción, y el predicado, que es la acción (verbo) que este lleva a cabo. 

Ambos elementos tienen complementos (o accesorios) que especifican un poco más los asuntos y aclaran y/o adornan la idea. Cada uno con sus complementos, conforman el sujeto y el predicado, es decir, el protagonista y el suceso. 

De esa manera, se podría decir que todo el conjunto "Luisa, la nueva niña del vecindario" es el protagonista, y el conjunto "tiene una bicicleta muy bonita y veloz" es el suceso

A veces el sujeto va implícito u oculto en el predicado. Si solamente escribimos
"Tiene una bicicleta muy bonita y veloz", es decir, sin especificar quién, el oyente o lector intuirá que nos referimos a alguien.

Es cierto que unas oraciones son más complicadas que otras, pero el propósito de este artículo no es que te conviertas en una persona experta, sino que simplemente aprendas a notar las diferencias con el fin de que pongas por escrito tus ideas con más eficacia. Si quieres ahondar el tema, sería bueno que consiguieras algunos manuales de gramática y ortografía especializados.

Ejercicio

Observa detenidamente las siguientes oraciones y escoge la más clara y directa.

Los sábados, a nosotros, deberían darnos más tiempo.

Los sábados, a nosotros, más tiempo deberían darnos.

Los sábados, a nosotros, deberían más tiempo darnos.

A nosotros, los sábados deberían darnos más tiempo.

A nosotros deberían darnos más tiempo los sábados.

A tiempo nosotros más deberían los darnos sábados.

Más tiempo, los sábados, a nosotros deberían darnos.

Más tiempo, a nosotros, deberían darnos los sábados.

Más tiempo deberían darnos los sábados, a nosotros.

Deberían darnos más tiempo los sábados.


Las clases comenzarán a partir del mes de junio.

Las clases, a partir del mes de junio comenzarán.

Comenzarán a partir del mes de junio las clases.

A partir del mes de junio, las clases comenzarán.

A partir del mes de junio comenzarán las clases.

Las comenzarán de clases a partir junio del mes.

Comenzarán las clases a partir del mes de junio.

Las clases comenzarán a partir de junio.


En el nuevo estudio de grabaciones Luis entrevistó a Pedro.

En el nuevo estudio de grabaciones entrevistó a Pedro Luis.

En el estudio de grabaciones nuevo Luis entrevistó a Pedro.

Luis en el nuevo estudio de grabaciones entrevistó a Pedro.

Luis a Pedro entrevistó en el nuevo estudio de grabaciones.

Luis entrevistó en el nuevo estudio de grabaciones a Pedro.

Luis entrevistó a Pedro en el nuevo estudio de grabaciones.


Nuestros pasajes nos llegaron justo a tiempo para partir.

Nuestros pasajes nos llegaron para partir justo a tiempo.

Nuestros pasajes justo a tiempo nos llegaron para partir.

Nuestros pasajes para partir nos llegaron justo a tiempo.

Nos llegaron justo a tiempo para partir nuestros pasajes.

Nos llegaron nuestros pasajes para partir justo a tiempo.

Justo a tiempo nos llegaron nuestros pasajes para partir.

Justo a tiempo para partir nos llegaron nuestros pasajes.

Justo a tiempo para partir nuestros pasajes nos llegaron.

Nuestros pasajes llegaron justo a tiempo.


Dicen que Luisa su solicitud llenó para ingresar al programa.

Dicen que llenó su solicitud Luisa para ingresar al programa.

Dicen que para ingresar al programa llenó su solicitud Luisa.

Dicen que para ingresar al programa Luisa llenó su solicitud.

Dicen que para ingresar al programa Luisa su solicitud llenó.

Para ingresar al programa dicen que Luisa llenó su solicitud.

Para ingresar al programa Luisa llenó su solicitud dicen.

Para ingresar al programa Luisa dicen que llenó su solicitud.

Dicen que Luisa llenó su solicitud para ingresar al programa.


Se difundió en todo el mundo la noticia hace un año, más o menos.

Un año hace, más o menos, la noticia se difundió en todo el mundo.

Hace más o menos un año, se difundió en todo el mundo la noticia.

Se difundió la noticia en todo el mundo hace más o menos un año.

Hace más o menos un año, la noticia se difundió en todo el mundo.

Hace un año, más o menos, se difundió en todo el mundo la noticia.

Hace un año, más o menos, la noticia se difundió en todo el mundo.


Por concepto de comisiones significa que percibiremos dos mil pesos más.

Percibiremos por concepto de comisiones significa que dos mil pesos más.

Percibiremos dos mil pesos más por concepto de comisiones significa que.

Significa que percibiremos, por concepto de comisiones, dos mil pesos más.

Significa que por concepto de comisiones percibiremos dos mil pesos más.

Significa que percibiremos dos mil pesos más por concepto de comisiones.


Contra todo pronóstico, en el último minuto Juan pateó un gol y ganamos el campeonato.

Juan pateó un gol en el último minuto y ganamos el campeonato contra todo pronóstico.

Ganamos el campeonato contra todo pronóstico; Juan pateó un gol en el último minuto.

Juan pateó un gol en el último minuto y ganamos, contra todo pronóstico, el campeonato.

Juan pateó un gol contra todo pronóstico en el último minuto y ganamos el campeonato.

Juan pateó un gol contra todo pronóstico y ganamos el campeonato en el último minuto.

Juan pateó un gol contra todo pronóstico y, en el último minuto, el campeonato ganamos.

Juan pateó un gol contra todo pronóstico y en el último minuto ganamos el campeonato.

Juan pateó un gol en el último minuto y, contra todo pronóstico, ganamos el campeonato.

En el último minuto, Juan pateó un gol contra todo pronóstico y ganamos el campeonato.

En el último minuto, Juan pateó un gol y ganamos el campeonato contra todo pronóstico.

Juan pateó un gol y ganamos el campeonato en el último minuto contra todo pronóstico.

Cualquiera puede escribir por escribir o hablar por hablar y palabrear hasta el cansancio a sus lectores u oyentes. Pero con estas sencillas pautas ahora sabrás aprovechar mejor tu inteligencia para ordenar tus ideas, seleccionar mejor las palabras y hablar y escribir acerca de cosas que realmente tus lectores y oyentes recordarán toda la vida. ¡Sí! Podrás exponer temas completos en pocas palabras.

¿Qué es el Índice de Nubosidad?

El Índice de Nubosidad es un cálculo matemático ideado originalmente por el matemático Robert Gunning en 1952, que analiza la dificultad de lectura de un escrito y le asigna un puntaje.

Lo ideó para reconocer las dificultades de lectura de grupos objetivos a fin de adecuar mejor el material de lectura que se les preparaba. La meta era que entendieran mejor el contenido a la primera leída.

Pero también sirvió para que cualquier persona analizara sus redacciones y redujera la dificultad de lectura mediante hacerle ajustes prudentes. Si deseas más información, toca aquí.

Visualizando la dificultad de lectura se pueden hacer los ajustes apropiados para facilitar la comprensión en la primera leída.

Otros sistemas calculan al revés. En vez de analizar la dificultad de lectura asignándole un puntaje descendente, analizan la facilidad de lectura asignándole un puntaje ascendente.

Los sistemas que analizan la dificultad asignan "0" como el ideal, mientras que los que analizan la facilidad asignan 100 como el ideal.

Recuerda: Cualquiera puede escribir por escribir o hablar por hablar. Pero pocos se toman el tiempo suficiente para explotar su inteligencia y ordenar sus ideas seleccionando sus palabras y frases presentando algo que realmente suena diferente.

ARRIBA
. . .